Conéctate con nosotros

Altamira, Tamaulipas.- Mientras que para muchos, las lluvias son una molestia por la afectación que causa en encharcamientos y retrasos en traslados, para los agricultores de Altamira, lo que ha caído no es suficiente para salvar parte de la cosecha de soya, por lo que esperan que las autoridades les respondan por el seguro catastrófico.

En el campo se requieren de por lo menos ocho milímetros de lluvia para que el agua logre permear la humedad y que sea de beneficio para la siembra, dijo José Enríquez Reyes, presidente del Comité Municipal Campesino.

Lo que pasa con las lluvias tardías de este año, es que la soya no logrará el crecimiento necesario para comercializarla a buen precio, lo que se considera un daño a la economía de los campesinos.

Parte del beneficio del agua, es que se logrará un buen crecimiento de pastura para el ganado y un incremento en las presas que se espera llegar a un 70% de su capacidad, aunque no es en todo el campo, ya que las lluvias han sido dispersas.

Por ello, la CNC espera el respaldo del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, para que se aplique el seguro catastrófico para que se apoye a los productores de grano y que ayude a la economía de las familias que dependen de este sector.

Inició carrera en medios en 1996. Ha participado como reportero en medios impresos y electrónicos conductor de noticias en radio y televisión.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Sur de Tamaulipas