Conéctate con nosotros

@dect1608

“Kaliente, kaliente, se siente mi gente
Este pueblo arde y esto pasa en el presente. De frente sin mente lo digo yo kaliente
Aquí la gente sufre y no le importa al presidente…”

Es la segunda estrofa de la canción titulada “Kaliente”, de la agrupación colombiana  Alerta Kamarada, del género reggae y ska, que como muchos artistas a través de sus expresiones culturales alzan la voz para frenar las desapariciones forzadas y exigir a los gobernantes efectividad en la búsqueda de los detenidos desaparecidos.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), conmemora desde el 30 de agosto de 2011, el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, con la finalidad de  recordar a todos los países y sus gobiernos la existencia de esta cruda, honda y dolorosa  realidad.

México es el segundo país en el mundo con mayor número de casos registrados, apenas por debajo de Siria, dos naciones que como en muchas otras, la brutalidad y derramamiento de sangre tiene a decenas de miles de personas y familias incompletas; con padres, madres, hermanos, hijos, tíos y abuelos desesperados, seres humanos incompletos en alma, que únicamente reciben promesas de los gobernantes, incluso en muchos de los casos sus desaparecidos son criminalizados por el otro sector de la sociedad, ese que ha estado alejado de una situación de desaparición forzada.

La música también habla por las víctimas, personas por las que únicamente se ocupan sus allegados, porque los presidentes municipales se justifican diciendo que los policías son estatales; los gobernadores diciendo que la seguridad es tema de la Federación; así que en México, como en Iraq, Siria, Colombia, Argentina y otras naciones, la impunidad permite el aumento de este tipo de oscuras historias, acrecentando el dolor y únicamente entregando promesas sobre promesas a los familiares ofendidos.

En México durante la última década según cifras oficiales, son más de 35 mil los desaparecidos, la mayoría jóvenes menores de 29 años con la intención de ser explotados sexualmente, traficar con sus órganos o convertirlos en sicarios o halcones de los grupos criminales. El Gobierno también apaña seres humanos y Tamaulipas, la tierra que más gente “traga” sin que nadie haga nada por encontrarlos, pues de enero a la fecha poco menos de cien personas fueron desaparecidas, de ninguna de ellas se tiene noticia alguna.

¡Cuidémonos todos… alerta!

davidcastellanost@hotmail.com

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Opinión