Conéctate con nosotros

Altamira Tamps.- En este primer día de clases, es normal que los niños que van a la escuela por primera vez lloren, las maestras toman este proceso de separación de sus madres con calma y tratan siempre de controlarlos y hacerlos sentir seguros.

La directora del jardín de niños “Luz María Serra del Romero”, Sandra Guadalupe Suviria Garcés, habló sobre la importancia de que con anticipación los padres les hubieran hablado a los pequeños sobre su asistencia a la escuela, el tiempo que estarán ahí y sobre todo recalcarles que no los van a dejar sino que al trascurrir cierta cantidad de horas acudirán a recogerlos, para evitar así que estos lloren el primer día de clases.

“Aquí lo importante en toda la semana es apoyar a los pequeños, para hacer más fácil la transición a este primer nivel educativo, deben comunicarle seguridad a los niños y haciéndoles ver que es un momento pequeño el que van a pasar aquí en el kinder con nosotros que ellos van a regresar y platicarles sobre el tipo de actividades que van a realizar aquí”.

Aseguró que justo hoy en el arranque del ciclo escolar todos los jardines de niños se registra el mismo panorama los niños entran al plantel llorando, tienen miedo y en algunos contentos no acudieron a guardería y es la primera vez que se enfrentan a lo que ellos consideran el “abandono” de sus padres.

Este lunes incluso se les recomendó a los padres retirarse pronto del plantel para evitar que sus hijos continuaran alterados y llorando.

“A los padres de familia que se retiren pronto de los planteles porque les comunica a los menores eso mayor seguridad que nos los engañen con entra tantito a ver este juguete y te voy a esperar y cuando sale el niño mamá ya no está y eso los hace sentir como que mamá me abandonó y les genera inseguridad, que mamá y para no se queden cerca del plantel merodeando porque a veces los niños se tranquilizan los ven por la bardas y rejas y comienzan de nuevo a llorar”.

Indicó que las maestras están preparadas para superar esta situación, han aprendido a ser pacientes pero sobre todo a atacar el llanto con actividades divertidas que distraigan al pequeño.

“ Yo siempre les digo a mis maestras cada que inicia un ciclo escolar prepárense para la dulce melodía del alma refiriéndome al llanto de los niños, tenemos que ser pacientes, tenemos que estar haciendo actividades atractivas, esto dura al menos una semana después de acoplan”.

Desde la redacción.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Sur de Tamaulipas