Conéctate con nosotros

La masacre del domingo, ocurrido solo cinco semanas después del tiroteo más mortífero perpetrado en Estados Unidos, ocurrió cuando un hombre con chaleco antibalas abrió fuego con un rifle de asalto contra los feligreses de una iglesia bautista.

De gira por Asia, el presidente Donald Trump, calificó lo ocurrido como un “espantoso tiroteo” y “acto de maldad”, pero volvió a descartar que el acceso a las armas sea el causante.

“Tenemos un montón de problemas de salud mental en nuestro país, pero no es una situación imputable a las armas”, declaró Trump en rueda de prensa en Tokio.

La política de posesión de armas se ha visto fuertemente criticada desde el tiroteo masivo ocurrido el 1 de Octubre, en Las Vegas.

Fuente: El Espectador.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Nal / Int