Connect with us

Sin duda alguna los políticos son expertos en sacarle provecho a la tragedia humana y esta es para los periódicos la nota del día.

Tamaulipas, lleva años padeciendo la tragedia del crimen organizado, pagando la factura de su ubicación geográfica y su cercanía con los pobladores número uno del mundo en el consumo de drogas. Pero también cada año, la temporada de ciclones y huracanes hacen de la entidad una zona de emergencia y desastre.

Desde el jueves 3 de noviembre los municipios de Altamira, Madero y Tampico fueron declarados zona de emergencia por las autoridades, incluso la gravedad de una inundación que afectó a más de 12 mil tamaulipecos, derivada por el frente frío número cinco, activó el plan DN III de la Secretaria de la Defensa Nacional (SEDENA) y Plan Marina de la Armada de México. Han pasado los días y los tres niveles de gobierno, junto con la sociedad civil, vienen sumando esfuerzos para ayudar a los afectados que en muchos de los casos perdieron todas sus pertenencias.

En este sentido, ya después de la tragedia, viene el momento de la reconstrucción y saneamiento, aquí la Secretaria de Desarrollo Social (SEDESOL) del Gobierno de la República, primero instaló tres comedores comunitarios para repartir gratuitamente 180 toneladas de alimentos y este jueves, Eviel Pérez Magaña, Subsecretario de la dependencia federal, anunció que se destinarán 10 millones de pesos por parte del programa «Empleo temporal» para que los damnificados ayuden su economía, limpien sus casas; juntos puedan reparar hasta donde se pueda los daños en las calles y en los drenajes de más de 20 colonias afectadas por la inundación.

Pero viene lo más interesante y difícil; lo que no debiera suceder. Qué alguien abuse y lucre con los beneficios, por lo que el oaxaqueño Eviel, sentenció que no habrá trampas y que la SEDESOL federal, estará muy pendiente de que la ayuda llegue a quienes en verdad lo necesitan porque tanto los del partido tricolor como los de azul y blanco, son expertos en lucrar con la necesidad y la desgracia.

Pérez Magaña, de ser compañero de Francisco Javier García Cabeza de Vaca en el Senado de la República, ahora tiene en sus manos la sensibilidad de brindar ayuda a los tamaulipecos que son gobernados por el panista Francisco García, efectivamente ambos coincidieron y entonces hay una comunión que podría ser de gran valía para salir más rápido de esta contingencia que por fortuna no cobró la vida de nadie, pero sí maltrató y por mucho a un sector del sur de Tamaulipas.

Si hay alguien que sabe que perdiendo también se gana, es Pérez Magaña y esperemos que su visita reanime y sacuda a María de Lourdes Flores Montemayor, delegada de la SEDESOL, porque en verdad que el lado más sensible y humano del Gobierno de Enrique Peña Nieto en Tamaulipas, ni se percibe, haga de cuenta que ella y nada es lo mismo.

Pero mientras se siguen esperando las últimas lluvias, hay que ir preparándose para el frio que ese también cala y mata.

davidcastellanost@hotmail.com

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión