Conéctate con nosotros

Para evitar que fuera secuestrado uno de sus familiares, un tabasqueño utilizó una vieja escopeta pero sin detonarla, sino para golpear a los delincuentes hasta que huyeron del lugar.

Esto ocurrió en  Netzahualcóyotl, municipio de Balancán, donde el hombre de la tercera edad fue abordado por dos sujetos de alrededor de 30 años, quienes le apuntaron con armas, cuando este decidió defenderse y someter a los presuntos secuestradores hasta que fue auxiliado por su familiar.

El portador de la escopeta notó que el arma no tenía cartuchos así que la utilizó como bate de beisbol, logrando herir en la cabeza a quienes intentaban secuestrar a su familiar.

Los sujetos huyeron a bordo de una camioneta, desconociéndose su paradero y su identidad.

 

Fuente: Excélsior

Desde la redacción.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Nal / Int