Conéctate con nosotros

Nuevo Laredo Tamps.- Desaparecen las agencias del ministerio público con los cambios registrados en el poder judicial y pasan a convertirse en Coordinación de Investigación, una especie de ´´lo mismo pero más barato´´ del síndrome doctor-similesco de fama pública regional.

Sí, porque no enmienda el rumbo de los delitos que están in creciendo en el entorno neolaredense.

Por ejemplo la Agencia de Investigación de Desaparecidos y Secuestrados, ha visto incrementar su bitácora con la cifra de víctimas diarias sin que se pueda contener. El índice de plagiados está imparable.

Concretando la hoy Coordinación de Investigación especializada en Personas no localizadas o Privadas de su libertad en Nuevo Laredo, atiende de uno, hasta 10 casos por día y la respuesta, lamentablemente, no es equiparable a la espiral alcista del fenómeno que se ha convertido en algo muy preocupante para la sociedad.

En efecto, porque de los 10 casos diarios solamente se resuelve uno al mes y generalmente se trata de personas que salieron subrepticiamente del país y que tiempo después se reportan con los suyos.

Otros desaparecen a modo de que ya no los encuentran y unos más son levantados por cuestiones monetarias, es decir su libertad a cambio del pago de un rescate.

Las estadísticas institucionales no mienten y es algo que cuando menos el gobierno de la república sigue de oficio, aunque en la práctica los resultados que aporta son muy pobres.

De continuar en esa tendencia el problema se irá agravando y Tamaulipas mantendrá su mala fama de ´´estado de terror intolerable´´ y nada recomendable para convivir en una zona estigmatizada como ´´insegura y peligrosa´´.

Urgen medidas del Estado mexicano para abatir el escandaloso índice de desaparecidos y acabar con el espectro terrorífico de estas tierras, antes de Dios y ahora del Diablo.

Porque por más que reestructuran el poder judicial, de nada sirve si no hay una respuesta viable de las demás funciones del gobierno, como es proteger y servir a la sociedad a cambio de los impuestos que paga.

O como el Tío Lolo, seguirán haciendo acopio de más datos de las víctimas pero sin avances que es lo que la sociedad critica, porque no abona en la disminución de la vorágine delictuosa que se está padeciendo en estas latitudes.

Por Francisco Pucheta

Desde la redacción.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Tamaulipas