Connect with us

La labor que desempeñan los agentes de tránsito en la zona metropolitana del sur de Tamaulipas, fue reconocida de “baba” por los alcaldes Gustavo Torres de Tampico; Armando López de Altamira y Mario Neri de Madero. Los elementos de la costa tamaulipeca esperaban un aumento salarial pero ni un bono les aventaron.

La promesa de incrementar los salarios a los agentes de las ciudades de Altamira, Madero y Tampico, luego de que fueron sometidos en abril de 2014 a meticulosos exámenes de control y confianza por la Secretaria de Seguridad Publica de Tamaulipas, quedo en otra promesa del Gobierno local.

Luego de que la zona metropolitana de Tampico, sostenía una operatividad de casi 500 policías viales, hasta antes de ser acuartelados por la Comisión Nacional de Seguridad, para analizar sus posibles vínculos con los cárteles de la droga; menos de 200 pasaron el filtro de confianza y Tampico, se quedó con 100 agentes; Altamira con 48 y Madero con 38, siendo claramente insuficientes para la circulación del área metropolitana.

Los más beneficiados son los de Tampico que tienen un salario promedio de 6 mil pesos mensuales, prestación que fue posible luego de presionar al edil, Gustavo Rodolfo Torres Salinas por lo que este accedió a subirles el sueldo pero fue una falacia palaciega del alcalde que solamente homologó el sueldo entre comandantes, motorizados y agentes de crucero; por lo que todos se quedaron con la mentira y hasta tuvieron que comprar sus propios uniformes para el desfile del 20 de noviembre ya que la administración municipal, ni eso les otorga. Al cierre de 2015 el Ayuntamiento de Tampico, aprobó su presupuesto de egresos y no viene contemplado el incremento prometido. Menos mal que Gustavo, reconoce la labor de sus efectivos quienes por cierto a las 22 horas se guardan por miedo a ser atacados por el cártel de la zona.

En ciudad Madero, municipio donde se encuentra la Playa de Miramar que significa el área turística más importante del Estado, el Capitán Gabriel Acevedo Rojas, Director de la corporación, lleva varios meses “dorándole le píldora” a su personal, haciéndoles creer que el alcalde hará todo lo posible por una mejora salarial; sin embargo se quedaran trabajando por menos de cinco mil pesos, sorteando la prepotencia de algunos conductores, políticos e integrantes de la “compañía”.

La situación en el municipio industrial de Altamira es la misma. El Capitán Roberto Álvarez Quijano, tiene a su cargo una corporación históricamente señalada de tener efectivos corruptos y extorsionadores particularmente de paisanos en su paso por el municipio. Álvarez Quijano, ha sido de los más castigados pues los regidores el Cabildo altamirense, refieren que aún tiene en la corporación agentes de tránsito que no aprobaron los exámenes de control y confianza, además de que tiene tres ediles muy pendientes a los errores de Quijano, pero con poca participación y nula aportación positiva. En lo concerniente a las prestaciones de sus elementos, pues no superan los cinco mil pesos mensuales y operan en el municipio más extenso de la zona sur de Tamaulipas, si hablamos de crimen organizado allí también suena duro la bala.

No, definitivamente así no se puede tener corporaciones ejemplares y líderes en su labor, pero lo mejor de todo es que en Tamaulipas, aún tenemos agentes de tránsito que siguen trabajando duro por la vialidad y seguridad de los tamaulipecos.

davidcastellanost@hotmail.com

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión