Connect with us

Holanda no fue la excepción de los constantes ataques xenófobos en el continente Europeo a causa de la llegada de refugiados en estos últimos meses.

El ayuntamiento de la localidad de Geldermalsen fue atacado durante la noche del miércoles al jueves, por un grupo formado por 2.000 manifestantes que protestaban por la intención de abrir un centro para acoger a refugiados, causando dos policías heridos.

El ayuntamiento había planteado inaugurar un recinto para 1.500 personas, una decisión que disgustó a los sectores más radicales en contra de la llegada de refugiados.

La manifestación fue más allá de las palabras y terminaron lanzando piedras, latas de cerveza, fuegos artificiales y otros objetos contra la policía de Geldermalsen, que a pesar de disparar como signo de advertencia, los manifestantes siguieron su marcha e intentaron traspasar las líneas policiales agrediendo a los agentes.

La alcaldesa, Miranda de Vries, mostró su conmoción a través de Twitter. “No habrá más reuniones por hoy. Y luego dicen que la gente tiene miedo a los solicitantes de asilo, qué triste”, lamentó.

Con información de: El país

Foto: Internet

Desde la redacción.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Nal / Int