Connect with us

@dect1608

Apenas dejaron la pubertad y ya andan metidos en el sicariato o “trabajan” como jefes de estacas, son líderes extorsionadores y algunos hasta tienen en su historial algunos homicidios confesos. Las cifras del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) lo comprueban, tan solo el 40 por ciento de la población carcelaria en México tiene entre 18 y 30 años.

Pudiéramos culpar las pocas o nulas oportunidades que oferta la vida social mexicana para que los jóvenes anden en malos pasos o ya hayan cometido algún hecho delictivo. El Grupo de Coordinación Tamaulipas (GCT) integrado por marinos, soldados, policías federales y del Estado, personal del CISEN y PGR, han tenido mucha actividad a lo largo y ancho de la Entidad por el  incesante accionar de los grupos delictivos que en su mayoría están siendo conformados por jóvenes dispuestos a morir en la batalla y tener su propio dinero, sin olvidar que los narcotraficantes se están volviendo ídolos de muchos.

Tan solo en esta semana en Tampico, el doceavo agrupamiento de la Gendarmería, desarticuló una célula de extorsionadores liderada por un joven tamaulipeco de 19 años de edad, identificado como Oscar Alexander Ríos Sánchez.

Durante los primeros días de noviembre el CDG- Tampico, culpó y responsabilizó de los secuestros, extorsiones y robos domiciliarios en la zona Metropolitana del Sur de Tamaulipas a dos jóvenes estudiantes de la Universidad Valle de México (UVM) los dejaron abandonados desnudos y encadenados al exterior del campus universitario, presuntamente formaban parte de una marca criminal pero les perdonaron la vida.

Apenas el martes pasado el GCT, reportó que la Coordinación Estatal Antisecuestros (CEA) detuvo en ciudad Victoria a tres integrantes de una banda de secuestradores y homicidas, a quienes por cierto les aseguraron un lanzacohetes. Dos de los presuntos secuestradores y homicidas fueron identificados como Agustín Torres Bernal, de 33 años de edad, y René Eduardo Martínez Ortiz, de 18 años, del tercero de los detenidos, no podemos otorgarle el nombre porque es menor de edad y no sea que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, vaya a arremeter contra este humilde tecleador; pero eso sí, el chaval, ya andaba haciendo de las suyas.

También este mismo martes 15 de diciembre en el municipio de Jiménez, el Grupo de Coordinación, capturó a Jesús Ernesto Reséndez Vázquez, un albañil de 18 años de edad, que confeso haber asesinado a un sujeto el pasado día 9 de diciembre.

Y así podemos ir dando cuenta de que la juventud mexicana es la que está alimentando a los grupos criminales, la mayoría de los reclutados por los carteles de la droga, son jóvenes que ni estudian, ni trabajan y la relación con sus padres es mínima y soez, haciendo más fácil el reclutamiento de nuevas generaciones de sicarios.

davidcastellanost@hotmail.com

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión