Connect with us

Reynosa Tamaulipas.- Una joven madre de familia, su pequeña de apenas cuatro meses y la abuela de esa bebé, murieron junto a un hombre de 26 años la noche del miércoles en la fronteriza ciudad de Reynosa, Tamaulipas, debido a una emboscada puesta por individuos armados, a bordo de varias camionetas, a un convoy militar, una de cuyas unidades terminó impactándose, debido a la embestida criminal, sobre un negocio de tacos donde se hallaban las víctimas.

De acuerdo con información proporcionada este jueves por el Grupo de Coordinación Tamaulipas para la Estrategia Nacional de Seguridad, los hechos ocurrieron en la avenida Vista Hermosa, entre las calles Sexta y Séptima, cuando uno de los vehículos de la Secretaría de la Defensa Nacional fue atacado con ráfagas de balas por sujetos fuertemente armados que, desde el interior de una camioneta blanca «Silverado», dejaron semidestruido el parabrisas blindado de la unidad del ejército, cuyo operador perdió la visibilidad y acabó estrellándose contra dos automóviles estacionados y la taquería.

En el mismo comunicado, se menciona que la agresión a los soldados sucedió a los pocos minutos de que cinco camionetas tripuladas por civiles salieran al paso de las unidades militares muy cerca de ahí, y desde una de ellas, específicamente una Suburban color café, comenzaran a disparar metralla sobre los efectivos de las fuerzas armadas.

Además, se detalla que los agresores que provocaron la tragedia, de la cual otras cuatro personas resultaron heridas, chocaron su camioneta contra el vehículo militar luego de rafaguearlo, y que fue debido a esa colisión que la unidad quedó fuera de control, y sus tripulantes también lesionados.

Todos los agresores lograron escapar, y lo único que quedó en poder de los elementos del ejército fueron ocho armas largas, así como varios cargadores y numerosos cartuchos útiles que hallaron en el interior de la camioneta Silverado, abandonada por los delincuentes, y que pusieron a disposición del Ministerio Público.

La bebé fallecida se llamaba Rosa Madabi Flores Nieto, su mamá, de 20 años, Jessica Dayana Nieto Hernández, y la madre de ésta, quien al morir tenía 40 años, Idalia Hernández Pérez, mientras que el joven de 26 llevó en vida el nombre de René Castro Zurita Morales.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Tamaulipas