Connect with us

Nuevo Laredo Tamps.- Al igual que lo vienen haciendo desde hace más de 10 años, las y los niños que viven en las colonias Insurgentes y Blanca Navidad, de la capital aduanera de Latinoamérica, esperan el camión escolar bajo temperaturas de 40 grados.

El regocijo de supuestos avances, logros a nivel mundial o nacional se derrumban ante la realidad que viven estos infantes que diariamente viajan 25 kilómetros para asistir a la escuela, después de resistir el calor mientras llega la unidad.

“Se le ha pedido la escuela a todo aquel que ha venido a hacer campaña en las colonias, pero claro siempre prometen que cumplirán y ya ve, estamos en las mismas, muchas familias nos preguntamos, ¿para qué plazas de pies mojados?, que beneficio dejan a la gente, cuando lo que queremos es una escuela en la colonia”, dijo María Antonia Torres Mota, vecina de la colonia Insurgentes.

El calor es insoportable, las niñas niños que salen perfectamente bañados y cambiados en cuestión de minutos están sudando, tienen que esperar el camión, luego viajar todos amontonados soportando la elevada temperatura.

Así deben ser las condiciones para estudiar, pregunta Esperanza Romero de Jácome, ella considera que no se les puede exigir buenas calificaciones a sus hijas e hijos viviendo en esas condiciones.

Esas colonias de Nuevo Laredo ubicadas al poniente, carecen de lo más elemental, no hay drenaje, no tienen luz, solo tienen llaves públicas, no hay escuelas, no hay plazas mucho menos pavimento.

1 Comment

1 Comment

  1. topiltzin

    12 septiembre, 2015 at 14:48

    es triste ver como las cosas son muy diferentes a como las pintan los politicos, solamente simulan hacen y son los mejores, la verdad son mentirosos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Corresponsales