Connect with us

Hay una frase que me fascina dice: “Lo que decidas hacer, asegúrate que te haga feliz”

Y a éste viejo Filósofo lo hace feliz el arte de vivir a mi estilo, a mi manera, si medias tintas, adentrándome diariamente a profundidad en los entresijos de la vida, yendo más allá del infinito, donde el sol y la luna romancean secretamente y escucho el susurro que dice: “el secreto de la felicidad es tomar conciencia de ti mismo”

Siempre me hace feliz la contagiosa alegría y la risa de los niños, que permanentemente van en pos de lo que les gusta; si no logran lo que quieren, adquieren experiencia, elemento vital para el transito amortiguado en el camino empedrado de la vida.

Me hace feliz, la lucha de los jóvenes, que no tienen miedo intentar, porque su límite es el cielo, y porque poseen la alquímica virtud de tener un rico maridaje con el cielo, para estar eternamente enamorados de la vida.

Me hace feliz, la magia de las madres que son la base del hogar, que tienen poder entre el cielo y la tierra, sobre el amor, la abundancia y la vida, que plenas de una natural armonía y sabiduría enseñan a sus hijos a perseverar a pesar de la tormenta, a seguir siempre adelante, sabiendo que “todos queremos ser felices sin dolor, pero no se puede tener un arcoíris sin ser más fuerte que la tormenta”

Me hace feliz, las enseñanzas de los abuelos, que entienden que el tiempo es mágico y la vida temporal, ellos conocen a “pie juntillas” la temporalidad de la vida –“porque han madurado con los daños… no con los años”– y con sus haberes y saberes, ayudan al despertar de nuestro mundo interno.

Nuestros “viejos”, no tienen tiempo para la confrontación estéril, la crítica y la mediocridad; su alma ya no tiene prisa, su ego no se envanece, su andar es pausado y en paz, disfrutan el tiempo, tienen la virtud con toques suaves de accesar al alma de quienes llegan a ellos, haciendo que la vida valga la pena.

Me hace feliz, disfrutar el HOY a plenitud, “alejarme de las personas conflictivas, hacer las cosas pequeñas lleno de pasión y amor, porque es medicina pura para el alma y la salud”.

Me hace feliz, hacer las cosas bien y a la primera, saber que el amor vence al miedo, como la luz debilita las tinieblas; “saber que aquel que tiene miedo, es el que no está de acuerdo consigo mismo”, porque “todo lo que necesitamos para ser felices, se encuentra al otro lado del miedo”

Me hace feliz, reconocer que todo lo que nace del amor está llamado a tener éxito y prosperar, porque el amor es un poder creativo que se manifiesta en mi mundo holístico en donde con armonía el amor “todo lo puede y todo lo transforma”.

Me hace feliz, “superar el enojo con tranquilidad, superar la maldad con bondad, superar la mentira con la verdad, superar el ruido con el silencio y superar el odio… con el amor”

Me hace feliz, vivir con pasión, tener fe en que lo que viene es lo mejor, valentía para tener grandes sueños –porque al final de cuentas “estamos hechos de la misma materia que los sueños” –, para diariamente “enterrar los miedos, comenzar de nuevo, destrabar el tiempo… y destapar el cielo”

Me hace feliz, el éxito ajeno, el saber aprovechar el tiempo para ser mi mejor amigo y aprender a renovarme, a cerrar ciclos, a olvidar el dolor del pasado, viviendo HOY lo que valgo, disfrutando siempre del buen sentido del humor, para fluir alegremente con el universo… sonriéndole al milagro del nuevo amanecer.

Me hace feliz, trabajar con el poder energético del humor, es una energía que ha viajado conmigo desde siempre, nace del palpitar de mi corazón y me deja la enseñanza: “Algún día diré: no fue fácil… ¡pero lo logré!”

Apropósito, el Filósofo aprendiendo de la universalidad del humor del mexicano dice:

“Las mujeres dicen que toy feo, pero cuando descubren cuánto dinero tengo,

dicen: que toy feo… ¡Y POBRE!”

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión