Connect with us

La industrialización permitió la inclusión de las mujeres en el plano laboral, la mano de obra de los hombres empezó a ser sustituida por las máquinas y fue entonces que las mujeres empezaron a generar ingresos tras jornadas laborales extenuantes. La industrialización generó la movilidad de las familias hacia zonas urbanas y esto a su vez provocó que las familias extensas empezaran a reducirse.

Las declaraciones del Cardenal Norberto Rivera Carrera respecto a que la ausencia de mujeres en el hogar ha generado la violencia que se vive en México son aberrantes, querer responsabilizar y culpar a las mujeres por tal fenómeno es muy irresponsable.

Las mujeres salen a trabajar por necesidad, millones de ellas son el único sustento de su familia, otras lo hacen por ejercer su profesión., un solo salario no cubriría los gastos de servicios básicos y estos no solo son de alimentación sino de agua y luz.

Las condiciones de inseguridad en México no son porque las mujeres trabajan, son debido a los altos niveles de corrupción de las diferentes instituciones, de la ineficacia de los tres órdenes de gobierno, de los bajos salarios de cuerpos policíacos, del poder de la delincuencia organizan en varios estados y municipios., entre otras cosas.

Estas declaraciones sólo son resultado de la desesperación.

La iglesia se acostumbró a sermonear a la sociedad sin renovarse y sin ser solidaria por los problemas sociales que las y los católicos enfrentan, la iglesia ha callado cuando se vulneran los derechos humanos de la población. La iglesia se ha encontrado con diferentes religiones que fueron ganando terreno en México pues se mantienen con mayor interacción ante sus seguidores y seguidoras.

Por siglos las familias extensas eran el resultado de ver a las mujeres solo como amas de casa y madres de familia. La iglesia creció y tuvo tanto poder y dinero que se acostumbró. Las familias eran tan numerosas que destinaban un hijo o hija al servicio de la misma.

Con las mujeres desarrollándose, ejerciendo su profesión, pero sobre todo informándose, la iglesia fue perdiendo seguidores, aportaciones y discípulos.

Miles de víctimas de curas pederastas alertaron a feligreses para no acudir a misa o llevar a sus hijas e hijos a convivir tan de cerca con representantes de la iglesia.

En sus declaraciones el Cardenal manda mensaje un mensaje equivocado a las familias mexicanas pues pretende culpar a las mujeres del desgano y la improductividad de algunas personas cuando dice: “¿quién tiene ganas de trabajar cuando su casa es un simple hospedaje? ¿Quién se siente estimulado para tener una mejor empresa, o trabajar mejor en ella, cuando no hay quien atienda con amor sus necesidades básicas en el hogar?”. Rivera Carrera quiere que las mujeres se queden en casa a procrear y en rol de amas de casa.

El máximo representante de la iglesia católica dijo que lo sucedido en Ciudad Juárez fue porque las mujeres salieron a trabajar a las maquiladoras y descuidaron a sus hijas e hijos y que estos pasaron a ser de la delincuencia organizada.

El sumo sacerdote desconoce lo que significa para las mujeres salir a trabajar y dejar a sus hijas e hijos encerrados por falta de guarderías, dejar a su prole al cuidado de otras personas., de las que no se tiene plena confianza. Cuando las mujeres salen a trabajar para obtener recursos tienen que lidiar con, estrés, insomnio, culpa, tristeza y dolor.

Las mujeres van sus trabajos teniendo que dejar a su prole por 8, 10 o 12 hrs porque sin esos ingresos no se podría alimentar millones de familias. No salen a trabajar para fomentar la violencia.

Corresponsal en Reynosa Tamaulipas.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión