Connect with us

@dect1608

El Instituto del Fondo Nacional para la Vivienda de los Trabajadores (INFONAVIT) anunció en días pasados la reducción en la tasa de interés sobre un segundo crédito, ajuste del 11.7 a 10.8 por ciento que traducido en personas beneficiará a unos 370 mil derechohabientes. Pero en las letras chiquitas del financiamiento, se advierte que para obtenerlo, al menos deben pasar seis meses de haber pagado el primero; como quiera es una buena puntada del INFONAVIT en estos tiempos difíciles para algunos mexicanos.

No en vano el instituto, representa el 75 por ciento de los créditos hipotecarios en México, pero tal vez la cartera vencida, sea la culpable de que no ofrezcan una mejor calidad de las viviendas. Tan solo los tamaulipecos deben aproximadamente cuatro mil millones de pesos, un frio indicador de la crisis económica, esto es algo así como unas 21 mil cuentas que no han sido finiquitadas, por cierto la mayoría de estas son de tamaulipecos de los municipios de Reynosa, Matamoros y de la misma zona metropolitana de Tampico.

En el presente año, el Infonavit, programó ejercer cinco millones de pesos para el beneficio de los derechohabientes de la entidad y de acuerdo a información proporcionada por autoridades de este organismo, el 18 por ciento de los créditos acá otorgados se destinan a la zona metropolitana del sur del estado, 18 mil acreedores son de Tampico, mientras que siete mil altamirenses pueden solicitar una vivienda y cuatro mil más de ciudad Madero, cuentan con el mismo derecho de obtener su primer crédito; entonces son casi 30 mil trabajadores que pueden requerir un crédito habitacional.

Pero mientras unos no han pagado, otros cuentan con los puntos para solicitar el préstamo y los menos, van en busca de su segundo crédito hipotecario. En la ciudad de Altamira, al menos unas 200 viviendas fueron invadidas durante los últimos días en el Fraccionamiento La Florida sector 3, cuando los invasores, llegaron tumbando puertas en la madrugada, siendo, otro de los problemas a los que se enfrenta el Instituto, los vivales, se dan el lujo de instalar en las viviendas letreros que dicen: “apartado” o “no invadir, casa apartada”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión