Connect with us

Nuevo Laredo Tamps.- El sábado 25 de julio en la catedral del Espíritu Santo de Nuevo Laredo, se celebrará una misa como despedida para Monseñor Gustavo Rodríguez Vega, quien el 29 de julio deberá iniciar su labor como Arzobispo de Yucatán.

Al término de la celebración, Rodríguez Vega, dijo al referirse al tribunal eclesiástico que juzgará a obispos que encubran casos de pederastia clerical.

“Es una decisión importante y oportuna, hay mucha gente que reclama y pide que se preste más atención a este problema, el obispo está tan cercano y necesitado de los sacerdotes que en algún momento puede sentir la tentación de ignorar una falta tan grave como la pederastia, pero de esta forma los obispos también sabemos que no tenemos última palabra y que podemos ser juzgados”, aseveró Rodríguez Vega

Recientemente Rodríguez Vega, viajó a Roma a recibir el Palio, de manos del Papa Francisco, quien en esta ocasión no lo colocó en el cuello de cada uno de los 44 prelados de diversos países, sino que realizó solamente la bendición.

En esta ocasión el palio, será colocado alrededor del cuello de los nuevos arzobispos por el nuncio apostólico, el representante papal en México.

Un vocero del Obispado de Nuevo Laredo, dijo que en la celebración del 25 de julio en la catedral del Espíritu Santo, participarán todos los sacerdotes de la Diócesis de Nuevo Laredo.

Rodríguez Vega, dijo después de la ceremonia en el Vaticano, que centrará su labor en la promoción de los más pobres y de los indígenas de lengua maya.

Añadió que debe aprender a conocer y respetar a esa nueva para él, cultura distinta, ancestral y muy rica.

El todavía administrador diocesano de Nuevo Laredo, añadió que tiene dos retos, el primero como Arzobispo de Yucatán, atendiendo a una diócesis más grande que de Nuevo Laredo, que cuenta con un tercio de población de Yucatán, y que tiene un número de sacerdotes cuatro veces superior.

Además, el segundo reto será el adaptarse a una cultura totalmente diversa a la del norte de México, “yo soy de Monterrey y de allí fui a Nuevo Laredo, donde encontré, como en todo el norte una misma cultura”.

Hasta el momento no se tiene contemplada aún la fecha de su partida de esta ciudad, tampoco el nombre de quien ocupara su lugar como administrador diocesano.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Corresponsales