Connect with us

La nueva ley aprobada en Tamaulipas sobre paridad no incluye cargos en secretarías y direcciones municipales, lo que provoca que quien llegue al gobierno municipal designe dichos cargos de poder a personas de sexo masculino dejando fuera de estos cargos a las mujeres, es el caso de la actual administración encabezada por Carlos Canturosas quien hace un par de días eliminó la única secretaría donde la titular era una mujer ahora el 100 por ciento de estas son ocupadas por hombres.

Una de las secretarías de mayor responsabilidad y de las más codiciadas es la de Desarrollo Humano y Social, y es precisamente esa la que tenía, Lucirene Alzaga Madaria, una ex diputada con amplios conocimientos en esa área.

La pasada elección de 7 de junio dejó al PAN sin triunfo para la diputación federal, aun cuando en Nuevo Laredo ganó por un margen discreto. En la búsqueda de la o el responsable de dicha derrota encontraron que en la ex secretaria de desarrollo social estaba la falla.

La salida de Lucirene ya tenía cuenta regresiva, ya le venían adjudicando la disfuncionalidad del ayuntamiento-llegado el momento, alguien tenía que pagar los platos rotos-.

La ex secretaria es originaria de Tampico, lugar donde se le conoce por su capacidad y desempeño. No ser originaria de Nuevo Laredo era otro de los pretextos que tenían muchos funcionarios pues nunca confiaron en sus habilidades, Lucirene tenía que lidiar con los egos y arrogancias de los llamados “junior del ayuntamiento”, mismos que no le permitían tomar decisiones pues toda acción debía tener la venia de su sucesor, Ernesto Ferrara quien estando al frente de la secretaría de ayuntamiento siempre buscó imponerse en el trabajo de Lucirene.

Las personas más contentas en este momento son los priistas con los enroques realizados por el edil de Nuevo Laredo, pues saben que lo que menos se le da a Ernesto Ferrara es servir a la ciudadanía. En múltiples ocasiones este personaje ha dado la espalda a propios y extraños cuando de ayuda y apoyos se trata, pero quizá por ser hombre, el alcalde considere que este si será capaz de capitalizar en votos los apoyos otorgados a la ciudadanía. A fin de cuentas ese es el objetivo-o, ¿no?-.

Lo que no se sabe aún es quien hará más daño a la actual administración, si la asignación de Juan Ángel Martínez ahora al frente de la secretaría del ayuntamiento o la de Ernesto Ferrara en desarrollo social pues algo tienen en común estos dos personajes, y se llama, sordera emocional.

Si le quieren preparar el terreno a una consanguínea del actual presidente municipal para que sea su sucesora, será mejor que empiecen a contratar la mudanza.

Ahora solo falta ver si esos cambios son un bálsamo o vinagre en las heridas de la actual administración.

Corresponsal en Reynosa Tamaulipas.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión