Opinión

Rosas, peluches, besos y chocolates

Rosas, peluches, besos y chocolates

@dect1608

La Guardia Nacional Bolivariana, es uno de los cuatro componentes que conforman la Fuerza Armada Nacional de Venezuela fundada en 1937, pero no es el tema; por ahora hablaremos de la Guardia Nacional propuesta por el próximo gobierno federal en México que presidirá Andrés Manuel López Obrador.

Para abordar a detalle el tema del nuevo modelo de seguridad al interior con el llamado de 50 mil nuevos elementos, ciudadanos jóvenes, con renovados conocimientos policiacos, fue necesario entablar un diálogo con Marinos, Militares, Policías Federales, quienes coincidieron en su mayoría en algo, “nada nuevo”.

La coincidencia es dramática y desalentadora, primero que nada por considerar que el empezar de cero con personas de nulo conocimiento en el ámbito de seguridad requiere de mucha inversión, tiempo, y cuando hablan de tiempo, se refieren a por lo menos cuatro años para ver los resultados.

Fue el senador Félix Salgado Macedonio, presidente de la comisión de seguridad, quien al muy estilo de la política decadente, mencionó que no quieren a policías viejos, corruptos, amañados ¿entonces quienes capacitarán a esos 50 mil nuevos elementos?, ¿la Guardia Nacional Bolivariana o la Marina norteamericana?, si todos los actuales son corruptos; si la estrategia actual que les llena la boca diciendo que no sirve, entonces, ¿a qué se refieren?

Personal de la Secretaría de Marina, como de la Defensa Nacional, hasta cierto punto cansados y/o fastidiados de ver cómo se denigra la imagen de sus instituciones, llegaron a imaginar que la ya no tan nueva Gendarmería, sería un proyecto que los regresaría a los cuarteles a principios de 2019, sin embargo, no parece que vaya a suceder, y ésta división de la Policía Federal, se tomó como ejemplo.

La “nueva” Gendarmería, también fue un proyecto similar a lo mencionado por los próximos gobernantes, y no, no es que haya fracasado o no muestre resultados, hay mucho trabajo que no ha salido a la luz pública precisamente por una mala comunicación política, por consiguiente sus logros no son difundidos en los medios de comunicación, pero en verdad que han dado resultados, aún así, hay todavía más por hacer y mucho tiempo el que debemos esperar los ciudadanos para alcanzar los niveles de percepción deseados.

Entonces la creación de algo nuevamente igual, traerá consigo la misma historia, requerirá de tiempo, trabajo, esfuerzo; ejecutarán operativos y darán resultados, pero la gente no los verá. Actualmente con la Gendarmería, como con la próxima Guardia Nacional, los resultados se irán notando poco a poco, no en 4, 5 o 6 años…  la gendarmería tiene 48 meses desde su creación y por mencionar algo de su trabajo, según sus propias estadísticas han logrado disminuir al 0 por ciento el robo a ferrocarriles en las cuidades de Celaya e Irapuato, Guanajuato; también en Orizaba, Veracruz; así como importantes y por demás valiosos decomisos  de armas, drogas, hidrocarburo sin acreditar sus procedencia, en Reynosa, Tamaulipas, desde enero de 2017 a la fecha; entre otras acciones, éstos son solo por mencionar algunos. “Hay jale”, aseveran las Fuerzas Federales.

Pero los venideros gobernantes quieren generar una Guardia Nacional de 50 mil nuevos elementos quienes decidirán a donde quieren pertenecer, SEDENA, SEMAR o Policía Federal, pero en la contradictoria las voces  que recriminan el actuar y presencia en las calles de Marina y Defensa Nacional, al no estar facultadas para las actividades de seguridad pública, ¡ah!, pero otros de las mismas fracciones de poder político ahora sí quieren darles esa facultad de acuerdo a un arco jurídico que justifique su actuar, ¡ya no les entendí!, son muchas voces de comandantes ordenando y pocos generales orquestando ¿dónde quedó la voz que aseguró la actual es una estrategia fallida  con el Ejército y Armada de México en las calles?

Nuestro casi presidente Andrés Manuel López Obrador, dice que esos 50 mil elementos no usarán la violencia, actuarán bajo estricto apego a los derechos humanos, -estoy a punto de reír y llorar al mismo tiempo- pero deseo de todo corazón que la delincuencia organizada tenga piedad de esa nueva Guardia Nacional, porque si las nuevas generaciones de policías no usan una escala de protocolo en relación a la fuerza policial, entonces tendrán problemas, pues los delincuentes no se tratan con rosas, peluches y chocolates, no señores, los criminales son despiadados, no hay remedio, ya sea por necesidad, por pobreza, por el motivo que le quieran argumentar, son delincuentes, aunque los elementos de las Fuerzas Federales que se enfrentan a ellos, no justifican para nada que el ser pobre los obligue a ser malhechores, son pillos por iniciativa y decisión propia, aunque igual sería que hay muy pocos  empistolados por obligación, aquellos que fueron secuestrados y obligados a trabajar para los cárteles.

En conclusión, personal de las Fuerzas Federales, coinciden en que no hay nada claro en la próxima estrategia, y en contraataque subrayan que la mayoría del equipo de trabajo de AMLOVE, son dinosaurios políticos, poniendo en duda el verdadero cambio, y que esta estrategia de seguridad que alardean, viene siendo lo mismo, solo que con otro nombre pero con los mismos resultados.

Por tanto, sugieren no crear un nuevo grupo de seguridad, sino fortalecer el existente, realizando cambio de comandantes, mandos, quitar a la gente que lleva mucho tiempo en las instituciones y no dejan crecer a los demás, actualmente existen mandos superiores sin experiencia, gente que fue administrativo pero nunca operativo, comandantes con altos sueldos, con grados y cargos bien remunerados económicamente  y no saben cómo trabajar en campo, sabe más la tropa que un pseudo comandante administrativo.

Ya no hablemos de todos aquellos que podrían infiltrar los criminales entre estos nuevos 50, ¿dónde está lo novedoso en esta nueva estrategia?, es la pregunta.

Al final será el mismo resultado, la delincuencia organizada no tiene más remedio que darles piso, porque ellos nunca dan segundas oportunidades, los delincuentes no se rigen bajo los derechos humanos, porque éstos parece que están escritos para cuidar y proteger a criminales; éstos son hechos reales, es el sentir al interior de las instituciones de seguridad pública y fuerzas federales, en donde muchos ven perdida una gran parte de la esperanza.

Bienvenido a Tamaulipas mi próximo presidente.

davidcastellanost@hotmail.com
@dect1608

 

foto: Internet

Click y comenta

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Más en Opinión

La estrategia maestra 

David Castellanos15 noviembre, 2018

El gran impuesto local 

David Castellanos13 noviembre, 2018

Juntos pero no revueltos

Jose Luis García12 noviembre, 2018

Adiós a la camarilla de Calderón 

David Castellanos12 noviembre, 2018

Que viva el PES, que muera el PES

David Castellanos9 noviembre, 2018

Al diablo con el diablo

David Castellanos8 noviembre, 2018

Infierno 

David Castellanos7 noviembre, 2018

México en Haití 

David Castellanos6 noviembre, 2018

Salve USA 

David Castellanos5 noviembre, 2018