Nal / Int

RSF: En 2017, murieron 65 periodistas.

RSF: En 2017, murieron 65 periodistas.

En 2017 murieron 65 periodistas en el mundo a causa de su profesión, lo que representa un 18% menos que el año interior, y México siguió siendo uno de los países más peligrosos para los informadores, el que más si se excluye los que están en guerra, según RSF.

En su informe anual sobre las exacciones contra los profesionales de la información publicado hoy, Reporteros Sin Fronteras (RSF) señala que si se cuentan únicamente los periodistas profesionales, el número de muertos en 2017 (50) fue el más bajo desde hace 14 años.

Una tendencia a la baja que RSF explica en parte por “la creciente toma de conciencia sobre la necesidad de proteger mejor a los periodistas y la multiplicación de las campañas por las organizaciones internacionales y por los mismo medios”.

También porque algunos países “considerados demasiado peligrosos” se han vaciado de informadores, como es el caso de Siria, Irak, Yemen o Libia.

En cualquier caso, como desde hace seis años, siria repitió en 2017 como el país más mortífero para los periodistas, con 12, seguido muy cerca por México (11), “el más peligroso en paz del mundo para los reporteros”.

Fuente: Cronica.

Click y comenta

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nal / Int

Más en Nal / Int

Anuncian rescate de Pemex

Agencias16 febrero, 2019

Huachigasera en Puebla

Redacción15 febrero, 2019

Cesan a subdirectora del Conacyt por falta de experiencia

Redacción14 febrero, 2019

Investigan muerte de estudiante del Tec de Monterrey

Redacción13 febrero, 2019

Encuentran 69 cuerpos en fosas clandestinas en Colima

Agencias13 febrero, 2019

Chapo Guzmán a cadena perpetua

Agencias12 febrero, 2019

Rescatan a mexicanos esclavizados en Canadá

Redacción12 febrero, 2019

Demócratas y republicanos llegan a acuerdo para el muro de Trump

Redacción12 febrero, 2019

Libración de las vías férreas en Michoacán

Redacción12 febrero, 2019