Opinión

El Indígena espíritu de lucha

El Indígena espíritu de lucha

Desde hace casi 50 años existe un conflicto territorial entre las comunidades chiapanecas de Chalchihuitán y Chenalhó. El problema, tiene a cientos de indígenas  marginados, desplazados en la montaña, padeciendo hambruna y con sus vidas en constante peligro.

Según un dato histórico consultado en el periódico La Jornada, la confrontación entre pobladores se originó cuando en 1975 se benefició a los comuneros de San Pablo Chalchihuitán con 17 mil 948 hectáreas por lo que se inconformaron los de Chenalhó. Por lo cual, desde el 2005 existe en el Tribunal Unitario Agrario 03 de Tuxtla Gutiérrez, un juicio vigente bajo el expediente 181/2005 y la sentencia no llega.

Desde hace poco más de dos años que la violencia se agudizó. El  Consejo Pacifista Sembradores de Paz, de la organización “Las Abejas”, dio a conocer en su momento que su intento por disminuir el conflicto generó entre los de Chenalhó una ola de violencia, y nuevamente en noviembre de este 2017 la ingobernabilidad llevo al límite a los comuneros que se han enfrentado a balazos, incluso se habla de intervención de grupos paramilitares involucrados en el conflicto replegando a los verdaderos indígenas a regiones en la fría e inabordable selva que refugia a niñas, niños, personas de la tercera edad y mujeres embarazadas, principalmente.

Una situación como esta es la que tiene a Marichuy trasladándose por todo el país en busca de las firmas que le hagan aparecer en la boleta. No le ha ido del todo bien con el resultado, pero se está notando un interés de los mexicanos por escuchar el proyecto que comienzan a organizarse de tal manera para abrirle paso entre los ciudadanos que olvidan su mestizaje y reprimen su porcentaje Indígena.

Este fin de semana a Marichuy le organizaron tres eventos de corte informativo, Músico- cultural en la zona metropolitana del sur de Tamaulipas, se hizo un conversatorio entre los del Concejo Indígena de Gobierno, los artistas locales y la comunidad en general para compartir  a detalle el tema y recabar firmas para Marichuy; a la banda se le invitó a darle la rúbrica a la vocera aspirante a candidata independiente a la presidencia de México, pero igual, se les dice que salgan y voten por quien más quieran o simpaticen, sin importar el partido o candidato sistemático que se pronuncie el día de mañana; para los compas de Marichuy el asunto es pronunciarse en contra del racismo, en contra del clasismo y de la discriminación que en forma evidente el Instituto Nacional Electoral (INE) y el gobierno han implementado para esta elección de 2018.

Marichuy indudablemente tiene en Tampico a unos grandes aliados como son: Angela Karina Avila Hernández, catedrática en psicología; Aurelio Regalado, escritor, historiador y columnista tampiqueño; y Paco Barrios “El Mastuerzo” -prefiero no describir nada para evitar una imprecisión relacionada con este ícono del rock mexicano y de las luchas sociales. También fue valiosa la participación de Lalo “La Contra”, otro que se faja por las desigualdades, y la no menos importante Martha de la Cruz, quien es el terror de los gobiernos locales del sur de Tamaulipas.

 

Click y comenta

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Más en Opinión

Le llueve parejo a prensa y gobierno

David Castellanos15 diciembre, 2017

Senado rechazaría Ley de Seguridad Interior 

David Castellanos14 diciembre, 2017

Sin tregua para los enemigos de la paz

Jose Luis García13 diciembre, 2017

También es guadalupano ¡sí señor!

David Castellanos13 diciembre, 2017

Construyendo relaciones

David Castellanos12 diciembre, 2017

Cállate “chachalaca”

David Castellanos11 diciembre, 2017

¿¡Nefasta la Ley de Seguridad Interior!?

David Castellanos7 diciembre, 2017

El pequeño gigante

David Castellanos6 diciembre, 2017

Plata o plomo

David Castellanos5 diciembre, 2017