Connect with us

@dect1608

El Síndrome de Stevens- Johnson, es una enfermedad grave causada generalmente por reacciones a medicamentos, se manifiesta con ámpulas en la piel y las mucosas, aunque también puede afectar otros órganos. Las afectaciones epidémicas y otros factores causados por este síndrome pueden causar la muerte de la personas. Es sumamente  importante tener bien presente que no debemos auto medicarnos.

Bryan, un niño tampiqueño de cuatro años presentó síntomas de esta enfermedad desde el pasado martes, después de tomar un medicamento recetado por un médico para tratar de controlar la alta temperatura del menor y algunas ronchitas en su rostro, desafortunadamente, el organismo del pequeño Bryan, aceleró el síndrome de Stevens- Johnson, provocando que más del 50 por ciento de su cuerpo se llenará de  ámpulas lo que dio como resultado el internamiento del menor. El caso llegó a la fundación Michou y Mau, donde se valoró la situación y se interesó sumamente en el a tal grado que este jueves, el pequeño y su mamá, la señora Elsa González Cruz, fueron trasladados al Hospital Shriners en Galveston, Texas; Estados Unidos donde especialistas pondrán su mejor esfuerzo para controlar este padecimiento, la misión y compromiso de estos ángeles terrenales que trabajan con la fundación Michou y Mau, es ofrecer una esperanza de vida a Bryan y solventar los gastos de todo su tratamiento durante su estancia en el vecino país del norte.

El caso de Bryan, fue difundió vía redes sociales, cuando un grupo de tampiqueños comenzó a solicitar ayuda para comprar el medicamento, el impacto de ver al pequeño con las secuelas en su piel, obligó al grupo de médicos de la fundación valorar su situación y de manera expedita, hicieron todo lo necesario para el protocolo de traslado desde el Hospital General de Madero, hasta la ciudad tejana. Bryan, es hijo de una familia disfuncional y de escasos recursos, su padre que ve poco por él, es pepenador y su señora madre, trabaja en una fonda del mercado gastronómico de Tampico, sus ingresos son limitados, por fortuna, cuentan con el apoyo de la fundación Michou y Miau, que hizo todo lo posible por llegar a él y brindarle  el apoyo que necesita.

Cabe señalar que como siempre la benemérita Cruz Roja Mexicana, estuvo presente durante el traslado de Bryan, hombres y mujeres comprometidos con los mexicanos y no son políticos; por su parte la fundación Michou y Mau, encomendó a dos ángeles mexicanos esta noble y bondadosa labor, me refiero a los doctores, Salvador Vázquez Ortiz y Pedro Enrique Zaragoza Cárdenas.

Vázquez Ortiz, es Pediatra Neonatologo, con adiestramiento en traslado y manejo de pacientes quemados, forma parte del Staff de la Fundación Michou y Mau, con más de 15 años de apoyar niños con quemaduras.

Su colega, Pedro Enrique Zaragoza Cárdenas, es anestesiólogo Intensivistas, con adiestramiento en traslado y manejo de niños quemados y tiene casi 20 años de experiencia en este ramo… a ellos muchas gracias, y felicidades por su compromiso y amor a sus pacientes.

Si usted está en la facultad de apoyar a esta niños, puede comunicarse directamente al celular, 8332 55 48 07 o bien hacer algún deposito a la tarjeta de Saldazo (Oxxo) 4766- 840-252-7831-91

 

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Opinión